¡Seguimos con la fiesta pirata de mi niño!

Ya vistas la dos tartas que preparamos y que además de deliciosas quedaron súper bonitas, llega el turno de enseñar las galletas decoradas.

Como ya dije en mi anterior entrada, desde este verano empecé con los preparativos de la fiesta, así que con tiempo compré un cortador de galletas en forma de calavera.

Esta vez, y como sabía que la última semana iba a estar bastante atareada, horneé las galletas unas dos semanas antes del cumpleaños y las congelé. Según varios blogs que visité, quedan igual de ricas, así que para adelantar trabajo así lo hice.

El día que iba a decorarlas las saqué un par de horas antes del congelador, y ¡manos a la obra! Las decoré con glasa, que desde que hice el curso me gusta más que el fondant jaja. El ojo y la nariz están hechos con la técnica wet on wet, y el parche lo hice cuando ya la glasa blanca estuvo seca para darle relieve. Las embolsé en su correspondiente bolsita de celofán y las anudé con hilo de yute para darle un toque más rústico.

A su vez, hice galletas redondas y las decoré con glasa amarilla sobre la que le hice el número 5. Como estas galletas hacían referencia a los doblones de oro, las pinté con pintura comestible dorada.

En estas dos fotos podéis ver las galletas sin la pintura dorada y con la pintura dorada.

Y para terminar con la mesa dulce, ¿qué os parece unos cupcakes de chocolate? Tengo que confesar que a mí el chocolate no me gusta….pero mi cocina olía súper bien a medida que los cupcakes se iban horneando. Para los amantes del chocolate eran un manjar, ya que dentro de los cupcakes podían encontrar pepitas de chocolate negro.

El frosting era de ganache de chocolate, el mismo que el de la tarta. Compré un juego de cápsulas y toppers de piratas y las puse en un stand de cupcakes que había pintado de negro para que fuera a juego con la temática del cumpleaños.

Como habéis visto, no faltó detalle en la mesa dulce del cumpleaños: tartas, cupcakes y galletas decoradas…además de las siempre presentes gominolas, patatas o sándwiches.

La gente no se quedó con hambre, y los niños se lo pasaron genial con las sorpresas que teníamos preparadas….Seguid leyendo!!!

Anuncios