Susana, mi compañera de trabajo, ha estado viendo mi evolución en este mundo desde el principio, por eso me puse súper feliz cuando me pidió que le hiciera unas galletas para celebrar el primer cumple de su niño Mario.

Quería galletas tanto para repartir en la guarde como en la fiesta familiar. Ahora tocaba ver cómo las hacíamos.

A Susana le enseñé las galletas que había preparado para el bautizo del hijo de mi primo y le encantó la M que había hecho, así que esas fueron las elegidas para repartir en la guarde. Las quería blancas con lunaritos pequeños en celeste, y con el nombre del peque estampado en el centro. Como las veía muy pequeñas, como sorpresa, le hice también el número 1.

Quedaron muy bien las dos galletas juntas en la misma bolsita. En la parte de arriba le pegué una etiqueta personalizada en tonos azules a juego con las galletas.

Para guardarlas, le preparé una cajita reciclando una cajita de zapatos y forrándola con papel de seda celeste. En la parte delantera de la cajita, le pegué el nombre de Mario recortado sobre cartulina de purpurina en color plata. Creo que todo el conjunto quedó muy elegante, ideal para celebrar un primer cumpleaños.

Y para la fiesta familiar, Susana me dijo que la temática iba a ser Mickey Mouse…así que fue fácil! Me pidio galletas de Minnie y de Mickey para repartir entre grandes y pequeños, ya que esas galletas llaman mucho la atención y a veces gustan más a los grandes 😉

Un par de días antes de hornear las galletas, hice los lazos de Minnie para que el fondant se endureciera un poco antes de pegarlo en la galleta.

Y ya con las galletas horneadas, empecé a decorarlas.

Había visto muchas fotos en internet de galletas decoradas de Mickey…y me encantaban…pero en persona eran aún más bonitas!

A Mickey le puse los dos botoncitos amarillos tan típicos en él y a Minnie su lacito en la cabeza y los lunares blancos. Y como regalo para los papás, también le hice la M y el número 1 y los decoré como Mickey.

Cada galleta, como siempre, iba en su bolsita con su etiqueta correspondiente, esta vez de Mickey.

Y para presentarlas, forré otra cajita con papel de seda amarillo y le pegué la letra M en grande en cartulina roja con purpurina. Alrededor de la caja le pequé estrellitas rojas también.

Como el cumple era para mi compi, quise tener además otro detalle más… Le hice una especie de photocall en cartón de Mickey para que los invitados a la fiesta pudiesen hacerse una foto divertida de recuerdo. Para ello dibujé sobre un cartón grueso la silueta del marco, lo recorté y lo pinté…Fácil y muy resultón ¿a que sí?

Ya he dicho al principio, que Susana ha estado viendo mi evolución desde el principio…y es una de mis conejillas de india, ya que cada vez que llevo algo al trabajo, ella está ahí para probarlo. Los primeros cupcakes que hice en mi vida los probó ella…y creo que le gustaron porque se comió dos 🙂 Así que decidí regarlarle unos cupcakes de chocolate negro con buttercream de chocolate blanco. Los puse sobre unas cápsulas rojas y les coloqué dos galletas oreo en forma de orejas…para que imitaran a Mickey Mouse. Quedaron muy graciosos…y lo mejor…deliciosos!!

Sólo espero que Mario haya disfrutado de su primer cumpleaños, y aunque sea muy pequeño para recordarlo, sé que sus papás y su familia se han volcado para que ese día haya sido muy especial.

¡Felicidades Mario!

Anuncios