Navidad…época de nuevos propósitos, de comidas familiares, de reuniones de amigos, de cenas de empresa, de compras…¡qué estrés!… Si a ello se le suman las funciones de navidad de los dos niños, el cumple del peque, un concurso de repostería ….y si a ello se le une que además tienes que trabajar…pues ya ves…estrés elevado a la máxima potencia.

¡Pero con un poco de organización y mucha ayuda podemos con todo! Mantengamos la calma, que es Navidad

Empecemos por partes:

Hace un par de semanas, en el centro comercial donde vamos habitualmente, había un cartel donde se anunciaba un concurso de repostería! Mi madre y yo fuimos las primeras en apuntarnos 🙂

¿Qué iba a preparar yo?… ¿galletas o cupcakes?…pues me decidí por los segundos: unos cupcakes de manzana y canela que había visto por internet, un combinado de sabores muy navideños! Y entonces vi los cupcakes de árboles de navidad que preparó Alma Obregón y que podéis ver aquí http://www.objetivocupcake.com/2011/11/pon-un-arbol-de-navidad-en-tu-vida-o-lo.html  y me enamoré de ellos! Compré unas cápsulas con motivos navideños y colorante verde en pasta para teñir la buttercream….y mirad que monos me quedaron!!

Además de los árboles de navidad, ví otros cupcakes adornados con muñecos de nieve (http://www.mitoquemasdulce.com/2014/12/muneco-de-nieve-para-navidad-moldeado.html) e hice unos parecidos, al igual que las piernecitas de papá Noel cayéndose por la chimenea. Todo esto lo hice aprovechando las siestas de los niños, que con ellos despiertos no me puedo meter en la cocina!!

¡Qué ganas tenía de presentarlos al concurso! Quizás no ganara, pero me encantaron cómo quedaron, y ¡eso era lo importante! Los hice dos días antes del concurso porque la tarde antes  tenía la actuación navideña del peque de la casa y no me iba a dar tiempo, así que los dejé preparados y guardados para presentarlos.

Pues cual fue mi sorpresa cuando el día antes me llaman por teléfono para decirme que el concurso se había cancelado por poca participación….con las ganas que tenía de presentar mis cupcakes navideños y lo bonitos que me habían quedado!

¿Qué hacía yo ahora con esos cupcakes entonces?…

La función de Navidad de la guarde la hicieron por la tarde para que los padres pudieran asistir. Los peques tenían que ir vestidos de marrón, no nos dijeron nada más….y cuando subieron el telón ahí estaban los 21 renos de papá Noel, con sus naricillas rojas, sus cuernecitos, y más de uno llorando, como Carlos.

Después de la actuación de esos pequeños artistas, había una pequeña merienda para todos, mientras esperábamos al cartero real. Para la merienda, cada familia tenía que llevar un aperitivo. A mí me tocó llevar sándwiches, que los dejé listos la noche de antes porque había que llevarlos por la mañana. Y además de los sándwiches, ¿qué llevé? pues  los cupcakes…al menos los niños y los papis podrían disfrutarlos!

¿Seguimos preparando cositas? ¡¡Claro!! El cumple de mi peque es el 28 de diciembre, pero como está de vacaciones esos días, le dije a la seño que lo íbamos a celebrar el día 21.

Para ese día, mi madre preparó un rico bizcocho de yogur (lo hizo el día de antes, ya que yo trabajaba) y lo cubrió de chocolate. Ya por la tarde estaba yo en casa, así que lo decoré un poco. La guarde se llama “La aldea de los pitufos”, así que busqué una foto de la cara de un pitufo, y lo recorté en fondant , le puse el nombre de mi peque Carlos y lo decoré con bolitas de chocolate de color azul. Creo que la tarta quedó muy bonita ¿verdad?

Y para que los compis se llevaran un recuerdo del cumple, hice galletitas de mantequilla y vainilla. Busqué como loca un cortador de la cara de un pitufo….pero fue misión imposible.
Así que como tenía tantas cosas qué hacer esos días, decidí hacer una galleta normalita, con fondant azul pitufo y con el número 2 en blanco, sobre el que estampé el nombre de Carlos.

La función del cole de Andrés era el día 22 de diciembre….como era por la mañana, pedí ese día de descanso para poder asistir. Después de la actuación, los papis podíamos ir a la clase con los niños a desayunar todos juntos. El año pasado llevamos muchas cosas…churros, bizcochos, mantecados, café, chocolate….y sobró demasiado. Así que este año decidimos comprar sólo churros y chocolate.

Y yo, por mi cuenta, decidí preparar un regalito para los niños. Hice unos renos de cartulina a los que les recorté un círculo y puse un chupachups en medio en forma de nariz. Quedó muy simpático y a los niños les gustó mucho.

Y para terminar esta semana de estrés….postres para la cena de Navidad. Cada año celebramos la nochebuena en la casa de mi tía. Este año les dije que de los postres me encargaba yo, y para ello hice galletas de mantequilla con motivos navideños y más cupcakes de canela y manzana! Esta vez nos los decoré, los dejé tal cual.

Pues lo dicho, una semana de estrés navideño-festivo que al final salió bien….

Pero esto no se acaba aquí…. ahora viene otra semana muy parecida…ya que el verdadero día del cumple del peque está ya aquí y ya estoy preparando su tarta de cumpleaños…un reto muy colorido que me he propuesto y espero que salga bien…

Pronto sabréis el resultado….

Mientras tanto….Feliz Navidad y Feliz Año 2016!!!!

 

 

 

Anuncios